Informalidad veraniega en la terraza

 

La terraza es un sitio para estar cómodos. La distensión, el relax y el bienestar deben materializarse en toda su ambientación, y por eso el estilo informal veraniego es la opción más acertada para decorar la terraza. Simple y descontracturado, el estilo casual es muy sencillo de crear, ya que deja el protagonismo al entorno exterior sin recargar el espacio.

Prepárate para disfrutar las tardes cálidas en el frescor de la terraza, decorándola a tu gusto sin grandes pretensiones. Toma nota de los elementos fundamentales para brindar a terrazas y patios el más descomplicado y atractivo estilo informal.

Simplicidad ante todo

Una terraza informal no requiere grandes detalles ni ornamentos, aunque ello no signifique que no pueda ser muy chic. Olvídate de los muebles rebuscados, las texturas brillosas y las estructuras marmóreas. Mesas, sillones y puffs de líneas básicas, superficies en tonos mate y almohadones en formas elementales serán los indicados para amenizar un terraza de máximo confort.

Confort y más confort

Los asientos de la terraza informal deben invitar al descanso. Reposeras, perezosos y las populares sillas Adirondack de playa o jardín serán las opciones perfectas para una tarde de relajación al atardecer. Puffs clásicos o cuadrados aportarán la distensión total a este estilo. En el caso de los sillones y sillas de jardín, revístelos de abundantes almohadones para hacerlos más deseables y desestructurados. Deja algunas mantas a mano por si sorprende el aire fresco del anochecer.

Evita el exceso de muebles: una mesa redonda para la merienda, una mesita ratona y alguna mesa plegable bastarán para amoblar una terraza de estilo casual. Otra cosa a evitar es la simetría: distribuye los muebles desordenadamente, cámbialos de lugar cuntas veces tengas ganas y deja que reine la despreocupación y la soltura.

Color

Los tonos esenciales del estilo informal son los claros, crudos y naturales, sin demasiados contrastes. El blanco, por supuesto, es el color emblemático del verano, y siempre quedará bien en sillones y muebles. Distintas gamas de color crema recrearán un espacio calmo y relajante. Complementa con toques ocreas, amarronados, verde musgo, amarillo patito o durazno. Unas llamativas flores y frondosas plantas aportarán, además de frescura, un agradable colorido natural a la sutil ambientación.

Materiales ligeros

El calor de la temporada estival llena el guardarropa de telas livianas como el algodón y el lino. También éstos serán los textiles infaltables para tu terraza informal, haciéndose presentes en fundas, almohadones, manteles, servilletas y mantas para tomar sol. El dril, el denim de algodón y el paño fino también son telas aptas para un estilo veraniego. Combina tonos lisos con algunos detalles estampados para dar dinamismo a la ambientación.

Para el mobiliario, elige maderas livianas y claras, así como mimbre y junco. Evita el metal: resulta demasiado denso y urbano para el estilo acogedor de este espacio sin estrés.

Detalles decorativos

Por su carácter básico, el estilo informal es ideal para colocar detalles singulares y toques de personalidad, aunque siempre manteniendo el carácter sencillo y ligero de la ambientación. Velas grandes, candelabros rústicos, cestos con flores y adornos antiguos encontrados en remates y ferias revestirán de encanto tu decoración casual. Ten cuidado de no sobrecargar: debes poder transitar sin problema alguno por el espacio de la terraza.

Para meriendas y cenas muy especiales e informales al aire libre, un simple mantel blanco y vajilla de cerámica minimalista conformarán una mesa muy agradable y complementaria a la disfrutable informalidad de tu terraza veraniega.

 

Cómo transformar un comedor formal en informal

Cómo transformar un comedor formal en informal

Mucha gente sale a comprar muebles formales para su living comedor, pero luego se dan cuenta que en realidad prefieren un escenario más informal. Quizás a ustedes les haya pasado lo mismo, y se encuentren en su casa con un comedor totalmente equipado que no combina con el resto de la temática de su hogar. Afortunadamente, siguiendo los siguientes consejos van a poder solucionar este inconveniente.

Paredes: En vez de colores ricos como el azul oscuro o el rojo, pinten las paredes con tonalidades más claras. Elijan colores como el amarillo claro, el blanco o el verde claro.

Cortinados: Simplifiquen los cortinados formales que tengan, de varias capas, quitando algunas de ellas.  Dejen solamente una capa, para dejar pasar la luz.

Muebles: Pinten los muebles oscuros como las mesas y sillas talladas, con colores más claros. Esta es una forma rápida de hacer que un comedor formal parezca más informal. Pueden lijarlo y pintarlo. Si piensan que luego lo van a querer utilizar para cenas formales, entonces  no lo pinten. Simplemente coloquenle manteles y almohadones o telas que se puedan quitar para determinadas ocasiones. Demuestren su personalidad en la elección de estas telas para el mantel y las sillas.

Pisos: Si tienen una moquette, quizás una buena idea sea colocar una alfombra fina arriba, en alguna parte del comedor, para dar un detalle de color. Si sus pisos son de madera, deshaganse de las alfombras con diseños formales y dejen el piso al natural, o si lo desean, coloquen alguna alfombra de sisal debajo de la mesa.

Paredes y cuadros: En vez de colgar una pintura de flores artificiales en un cuadro en la pared por ejemplo, pueden cambiarlo por algo más divertido, como un tapiz o láminas simmples. Si se animan, pueden pintar ustedes mismos un mural en la pared.

Accesorios: Dejen de lado los candelabros formales y coloquen velas informales a cambio. Para el centro de mesa, pueden compar flores naturales y agruparlas ustedes mismos, según su gusto.