Relais & Chateaux Santa Teresa en Río de Janeiro: recinto étnico y tropical

 

El hotel Relais & Chateaux Santa Teresa se ubica en el centro histórico y cultural de la ciudad y es categorizado como uno de los mejores hoteles en Río de Janeiro. Se trata de un hotel boutique con un diseño tropical que armoniza con las vistas panorámicas que desde allí se disfrutan de la bahía de la ciudad.

 

 

El spa, el restaurante, los salones para eventos, las salas comunes y las 44 habitaciones cuentan con una exclusiva decoración que mezcla elementos étnicos de raíces indígenas africanas, con un estilo moderno. Diseñadores brasileros famosos como Sérgio Rodrigues, Studio Vitty y Rock Lane exhiben sus obras en este hotel de primer nivel.

El hotel ocupa el edificio de una antigua hacienda colonial, donde se conjuga un diseño tropical y moderno, que ya se observa en el exerior, con la particular piscina de color verde, rodeada de jardines de plantas tropicales.

 

 

En las amplias y luminosas habitaciones encontrarás muebles, pisos y marcos de madera de jacarandá, de canela, ypê y otras fibras naturales. Los tonos blancos, beige, tostados y las maderas de diferentes tonos crean un confortable espacio cálido, con escasos pero bien escogidos adornos que remiten a un estilo étnico.

Recipientes de madera gruesa con frutos, arreglos florales en inmensos jarrones, y plantas verdes que cortan con la neutralidad del espacio son los elementos decorativos que encontramos en las habitaciones del hotel Relais & Chateaux Santa Teresa.

 

Colonial estilo del Country Club Lima Hotel

 

El Country Club Lima Hotel es un alojamiento categorizado cinco estrellas, ubicado en el exclusivo distrito San Isidro, que funciona en una antigua mansión de estilo inglés construida en 1927 y remodelada en 1998. El edificio es un verdadero tesoro arquitectónico, declarado Patrimonio Cultural de Perú y sin lugar a dudas pertenece al círculo exclusivo de hoteles en Lima.

 

 

Si bien la arquitectura y los elementos decorativos son una reminiscencia de la historia de Perú, el hotel cuenta con todas las comodidades modernas de un hotel cinco estrellas. Finos muebles y obras de arte de la época colonial pertenecientes al Museo Pedro de Osma son parte de la colección de antigüedades que exhibe el mobiliario del hotel.

 

 

La elegancia se traslada también a los restaurantes y salones para recepción, y a las modernas y equipadas salas de eventos. Con la acogedora recepción que caracteriza a los hoteles boutique, el Country Club Lima Hotel ofrece todas las facilidades de un amplio hotel: centro de negocios, gimnasio, salón de belleza, cancha de golf y piscina al aire libre.

 

 

Se trata de uno de los hoteles más elegantes de Lima, cuenta con 83 cómodas habitaciones que se destacan por su diseño elegante y clásico. En las habitaciones encontrarás sofisticadas lámparas de arañas, alfombras antiguas color crema y camas dobles grandes con enormes respaldos decorativos. Algunas habitaciones tienen balcón privado, y todas cuentan con un amplio baño en mármol.

 

 

Estilo pompeyano en el Hotel Casa Real en Santiago de Chile

 

A 45 kilómetros de la ciudad de Santiago de Chile, se ubica la Viña Santa Rita que ofrece hospedaje en el Hotel Casa Real, edificio de la antigua casa del estanciero Domingo Fernández Concha. Este edificio es el casco antiguo de una hacienda dedicada al cultivo de vid. El hotel cuenta con un espectacular y tranquilo entorno natural, donde se puede disfrutar de la vista de extensos viñedos, hacer una visita guiada por las bodegas y degustar excelentes vinos chilenos.

El hotel Casa Real es una muy buena propuesta para el relax, donde además disfrutarás de un ambiente con un estilo y una decoración únicos. Respetando el estilo que los antiguos dueños le dieron a esta vieja casa patronal, el hotel, que funciona desde 1996, mantiene un estilo pompeyano y cuenta con 16 cálidas y confortables habitaciones.

 

 

El complejo estilo pompeyano ya se observa en la disposición de los jardines, en las esculturas y las barandas blancas que acompañan a las escaleras exteriores de la casona, y la fuente de agua que decora el centro del patio interior. En la decoración de las salas compartidas del hotel, destacan los colores cálidos, como el rojo y el dorado, los pisos de madera clara que reflejan la luz que entra por los enormes ventanales y las puertas altas enmarcadas con cortinas púrpura.

 

 

Pero no todo es clasicismo en la decoración de este hotel: lámparas de lágrimas, calefactores, muebles, tapices, antigüedades, retratos y roperos de estilo clásico se combinan con algunos toques sutiles de estilo contemporáneo. En las salas comunes también se aprecia mobiliario de la época en que vivía Domingo Fernández Concha: un piano traído de Inglaterra por el dueño y una antigua mesa de billar completan la amplia sala de juegos.

 

 

 

Al ambiente refinado del hotel se le suma una capilla neogótica construida justo al lado. Esta obra se realizó en 1885 y se debe al trabajo del arquitecto alemán Teodoro Burchard. La capilla fue recientemente restaurada por uno de los restauradores de la Capilla Sixtina, quien viajó a Chile desde Italia con el único propósito de recuperar este peculiar templo.

 

Estilo masculino: un apartamento de soltero

 

Cuando nos referimos a la decoración de espacios habitados por hombres, hablamos de “estilo masculino”, aunque sepamos que la masculinidad abarca muy diversos gustos y estilos. Sin embargo, hay algunas tendencias decorativas que pueden englobarse bajo la categoría “masculina”, aun cuando sea para una habitación de mujer.

En esta ocasión abordaremos el estilo masculino para un espacio exclusivamente masculino: el apartamento de soltero. Aunque la decoración suele asociarse con el universo femenino, no hay motivo alguno por el que los hombres queden fuera de la elegancia, vanguardia y sofisticación a la hora de ambientar su casa. Es más, el estilo de la decoración dice mucho acerca de la personalidad del dueño de casa. Si se quieren transmitir valores de éxito, independencia y seguridad, entonces hay que poner manos a la obra para apropiarse del estilo masculino y ambientar todos los espacios del apartamento con dedicación y buen gusto.

Claves de una estética masculina

Funcionalidad. Si lo que se busca es subrayar la personalidad masculina de los ambientes, entonces hay que diferenciarla de las tendencias típicamente femeninas. Suele atribuirse a los hombres un mayor gusto por la funcionalidad: no importa tanto que un objeto sea bonito, sino que sea útil, que cumpla alguna función. Por ello, en el apartamento de soltero se aprovechará el espacio al máximo y no se distribuirán muebles por doquier, sino solo aquellos que puedan usarse en el día a día. Los muebles multifunción y convertibles son formidables para ahorrar espacio, sobre todo en los apartamentos demasiado pequeños.

Líneas simples. El minimalismo y la simplicidad serán las líneas predominantes en la decoración masculina. Nada de adornos detallistas y de ornamentos innecesarios. Texturas lisas y sin estampados, formas geométricas en muebles y sillones, implementos del hogar modernos y avanzados. Los espacios masculinos son amplios, nada sobrecargados. La comodidad viene directamente ligada a este gusto por la amplitud antes que por los ámbitos acogedores. Es preferible un solo sofá de grandes dimensiones que varios sillones en diferentes formas y tamaños.

Escala cromática. El color es un elemento fundamental a la hora de ambientar la estética de un apartamento masculino. Los hombres se llevan mejor con los colores neutros y oscuros, que acompasan la elegancia descomplicada del mobiliario. Negro (muy usado en las paredes), gris, marrón, azul marino y verde seco son gamas tradicionalmente masculinas. La madera y el metal se integran de maravillas a esta paleta donde predomina la neutralidad. Toques de blanco y rojo imprimirán personalidad y frescura a la sobriedad de estos colores.

 

Artículos tecnológicos. Amantes de la electrónica y la tecnología avanzada, en la sala de estar y dormitorio tendrán un lugar especial el LCD, home teather, ordenador, reproductor de video, play station y minicomponente. Si no recargamos el ambiente con adornos, tampoco lo haremos con los aparatos electrónicos. Nuevamente puede apostarse por equipos multifuncionales, de dimensiones pequeñas y líneas sutiles. No es detalle menor combinar los implementos tecnológicos: si el televisor es en gris metalizado, lo ideal es que el reproductor de música también lo sea.


Temáticas. A la hora de dar vitalidad a los espacios del apartamento, nada mejor que estampas de las aficiones personales para aportar toques decorativos. Los deportes preferidos, los hobbies particulares, el gusto por la música y el arte son temáticas muy adaptables a la decoración, encargadas de infundir el ambiente de individualismo y afectividad. No se trata, claro está, de cubrir el apartamento con pósters de jugadores famosos, sino de sazonar las paredes con fotografías significativas encuadradas o alguna medalla ganada en la infancia.




Diez accesorios para un estilo rústico

Si tu casa es de estilo clásico o casual, puedes imprimirle unos toques de calidez hogareña a través de algunos sencillos accesorios de estilo rústico. Cualquier espacio del hogar será apto para colocar estos adornos campestres, que  traerán toda la calma de un refugio campestre a tus ambientes de ciudad.

1. Vasija antigua

 

La superficie desgastada de esta vasija de cobre revela el encanto inigualable de su antigüedad. Solas o con unas bonitas flores silvestres, las vasijas añejas son un complemento rústico ideal si lo que se desea es mantener la elegancia de la ambientación.

2. A la luz de las velas

La tenue luz de las velas nos recuerda a las apartadas casas de campo, sin iluminación eléctrica. Unas grandes velas en tonos neutros  y de superficie esponjada darán una calidez rústica muy intimista a la sala o habitación. Combina distintas formas y formatos para lograr una decoración variada sobre mesitas y modulares.

3. A la luz del candil

Y si hablamos de iluminación campestre, los candiles, artefactos extintos en la ciudad, enseguida recrearán un clima rústico de matices hogareños.

4. Toques orientales

Las flores son un símbolo de la vida de campo, pero también es un elemento central en la iconología de Oriente. Este pequeño y desgastado mueble pintado con flores chinas integra una singular combinación entre estilo rústico y  oriental, que cautivará la atención en cualquier ambiente.

5. La rueda del tiempo

Las remotas ruedas de carreta son, más que un accesorio decorativo, un símbolo de la vida campestre, que puedes traer a tu salón o patio para despertar al instante la sensación de estar inmersos en un universo rústico.

6. Descanso artesanal

Unos almohadones forrados con tejidos artesanales de lana natural dan la nota perfecta a cualquier living o terraza, haciéndolo mucho más acogedor y confortable.

7. A la hora del té

Nada mejor que un buen desayuno o merienda campestre para cargarse de energías y continuar el día. Tampoco hay nada mejor que un juego de té rústico y simple, en cerámica artesanal y tonos crudos, para llenar el comedor o cocina de un cálido tinte campesino.

8. Embotellamiento floral

Una colección de botellitas de vidrio (de licores, leche, vino o hasta remedios) puede transformarse en un pintoresco florero para aportar aroma y frescura rústica a dormitorios, cocinas, salas e incluso baños.

9. Manteles de rafia

La mantelería es un rubro excepcional para desplegar el estilo rústico, siempre vinculado a la buena comida casera. Estos mantelitos individuales de rafia son tan sencillos como encantadores, y sirven no solo para poner la mesa sino también para adornar muebles, mesadas y mesitas ratonas

10. Papeleras con estilo

En mínimos detalles como una papelera se puede integrar ese toque rústico que le faltaba al escritorio o habitación. Estas papeleras en madera oscura, con ornamentos geométricos, combinan funcionalidad y rusticidad de una forma elegante y llamativa.

 

Informalidad veraniega en la terraza

 

La terraza es un sitio para estar cómodos. La distensión, el relax y el bienestar deben materializarse en toda su ambientación, y por eso el estilo informal veraniego es la opción más acertada para decorar la terraza. Simple y descontracturado, el estilo casual es muy sencillo de crear, ya que deja el protagonismo al entorno exterior sin recargar el espacio.

Prepárate para disfrutar las tardes cálidas en el frescor de la terraza, decorándola a tu gusto sin grandes pretensiones. Toma nota de los elementos fundamentales para brindar a terrazas y patios el más descomplicado y atractivo estilo informal.

Simplicidad ante todo

Una terraza informal no requiere grandes detalles ni ornamentos, aunque ello no signifique que no pueda ser muy chic. Olvídate de los muebles rebuscados, las texturas brillosas y las estructuras marmóreas. Mesas, sillones y puffs de líneas básicas, superficies en tonos mate y almohadones en formas elementales serán los indicados para amenizar un terraza de máximo confort.

Confort y más confort

Los asientos de la terraza informal deben invitar al descanso. Reposeras, perezosos y las populares sillas Adirondack de playa o jardín serán las opciones perfectas para una tarde de relajación al atardecer. Puffs clásicos o cuadrados aportarán la distensión total a este estilo. En el caso de los sillones y sillas de jardín, revístelos de abundantes almohadones para hacerlos más deseables y desestructurados. Deja algunas mantas a mano por si sorprende el aire fresco del anochecer.

Evita el exceso de muebles: una mesa redonda para la merienda, una mesita ratona y alguna mesa plegable bastarán para amoblar una terraza de estilo casual. Otra cosa a evitar es la simetría: distribuye los muebles desordenadamente, cámbialos de lugar cuntas veces tengas ganas y deja que reine la despreocupación y la soltura.

Color

Los tonos esenciales del estilo informal son los claros, crudos y naturales, sin demasiados contrastes. El blanco, por supuesto, es el color emblemático del verano, y siempre quedará bien en sillones y muebles. Distintas gamas de color crema recrearán un espacio calmo y relajante. Complementa con toques ocreas, amarronados, verde musgo, amarillo patito o durazno. Unas llamativas flores y frondosas plantas aportarán, además de frescura, un agradable colorido natural a la sutil ambientación.

Materiales ligeros

El calor de la temporada estival llena el guardarropa de telas livianas como el algodón y el lino. También éstos serán los textiles infaltables para tu terraza informal, haciéndose presentes en fundas, almohadones, manteles, servilletas y mantas para tomar sol. El dril, el denim de algodón y el paño fino también son telas aptas para un estilo veraniego. Combina tonos lisos con algunos detalles estampados para dar dinamismo a la ambientación.

Para el mobiliario, elige maderas livianas y claras, así como mimbre y junco. Evita el metal: resulta demasiado denso y urbano para el estilo acogedor de este espacio sin estrés.

Detalles decorativos

Por su carácter básico, el estilo informal es ideal para colocar detalles singulares y toques de personalidad, aunque siempre manteniendo el carácter sencillo y ligero de la ambientación. Velas grandes, candelabros rústicos, cestos con flores y adornos antiguos encontrados en remates y ferias revestirán de encanto tu decoración casual. Ten cuidado de no sobrecargar: debes poder transitar sin problema alguno por el espacio de la terraza.

Para meriendas y cenas muy especiales e informales al aire libre, un simple mantel blanco y vajilla de cerámica minimalista conformarán una mesa muy agradable y complementaria a la disfrutable informalidad de tu terraza veraniega.

 

Cinco estrellas hawaianos

Los hoteles más lujosos concentran todos sus esfuerzos en hacernos sentir como en casa. ¿Por qué no acondicionar nuestro dormitorio para que ofrezca las exclusivas comodidades de un cinco estrellas? ¿Y qué tal si ambientamos ese cinco estrellas en una exclusiva playa Hawaiana?

Para que des un giro hawaiano al dormitorio de tu casa en la playa, te mostramos ideas decorativas provenientes de los mejores hoteles de Hawaii. Prepárate  para escuchar las olas del Océano Pacífico rompiendo en tu ventana.

La simplicidad del mar: Hapuna Beach Prince

Este lujoso hotel se caracteriza por sus maravillosas terrazas frente al mar. Un balcón con terraza integrado al dormitorio es el complemento perfecto para crear un clima veraniego. No importa si tu casa no está enclavada frente al mar: una linda vista al jardín es más que suficiente para que tu cuarto se inunde de frescura y naturaleza.

Dejando protagonismo a la impactante vista, la decoración de las habitaciones del Hapuna Beach Prince es discreta, de líneas simples y muy elegantes. Los tonos beige de la moquete y la pared recrean los destellos dorados de la arena, mientras que el azul oceánico está presente en el cubrecama y el almohadón. Sillones de rafia y flores tropicales complementan la acogedora propuesta decorativa.

Sobriedad tropical: Moana Surfrider


La decoración tradicional se mezcla con la extrema comodidad y el típico brillo hawaiiano en las habitaciones del Moana. El beige claro es la base elegida para acentuar la cama totalmente blanca, el cálido revestimiento en madera sobre la pared de la cama, el mobiliario elegante y los toques verdes de los accesorios. Flores blancas o un cuadro con hibiscos le darán una inigualable frescura hawaiana a tu habitación.

Ultra Chic: Kahala Hotel & Resort

El lujo es la marca característica de la cadena hotelera Kahala, y sus suites no escapan a esta distintiva condición. La ambientación de estas estancias ha sido denominada Kahala Chic por parte de sus decoradores, y se inspira en la comodidad residencial y las tonalidades isleñas. Grandes ventanales abren espacio a maravillosas vistas naturales, permitiendo el ingreso de mucha luz, que acentúa la claridad predominante en la decoración. La escala cromática de esta habitación abarca el blanco, marfil, beige, amarillo patito y anaranjado claro, introduciendo el sol y la arena en la ambientación.

La cama mullida, con ropa de cama en algodón egipcio, es una invitación al descanso total. Tras un día de caminatas por la playa y deportes acuáticos, nada mejor que relajarse profundamente en la comodidad de un somier. Los toques étnicos de los almohadones y la elegancia de los muebles en madera oscura dan la nota final para el estilo hawaiano más chic.

Encanto boutique: Wailea Luxury Hotel

Las habitaciones de este lujoso establecimiento detenta el encanto de los hoteles boutique, caracterizados por su decoración individual y sus sofisticados detalles.
La calidez de esta suite se logra con muchas plantas y flores tropicales, predominando el color rojo a juego con la divertida textura de los almohadones. Con unas frutas frescas en un plato de cerámica complementarás el ambiente tropical de suaves aromas.

 

Cinco estrellas hawaianos

 

Los hoteles más lujosos concentran todos sus esfuerzos en hacernos sentir como en casa. ¿Por qué no acondicionar nuestro dormitorio para que ofrezca las exclusivas comodidades de un cinco estrellas? ¿Y qué tal si ambientamos ese cinco estrellas en una isla tropical o una playa Hawaiana?

Para que des un giro hawaiano al dormitorio de tu casa en la playa, te mostramos ideas decorativas provenientes de los mejores hoteles de Hawaii. Prepárate para escuchar las olas del Océano Pacífico rompiendo en tu ventana.

 

La simplicidad del mar: Hapuna Beach Prince

Este lujoso hotel se caracteriza por sus maravillosas terrazas frente al mar. Un balcón con terraza integrado al dormitorio es el complemento perfecto para crear un clima veraniego. No importa si tu casa no está enclavada frente al mar: una linda vista al jardín es más que suficiente para que tu cuarto se inunde de frescura y naturaleza.

Dejando protagonismo a la impactante vista, la decoración de las habitaciones del Hapuna Beach Prince es discreta, de líneas simples y muy elegantes. Los tonos beige de la moquete y la pared recrean los destellos dorados de la arena, mientras que el azul oceánico está presente en el cubrecama y el almohadón. Sillones de rafia y flores tropicales complementan la acogedora propuesta decorativa.

 

Sobriedad tropical: Moana Surfrider

La decoración tradicional se mezcla con la extrema comodidad y el típico brillo hawaiiano en las habitaciones del Moana. El beige claro es la base elegida para acentuar la cama totalmente blanca, el cálido revestimiento en madera sobre la pared de la cama, el mobiliario elegante y los toques verde manzana de los accesorios. Flores blancas o un cuadro con hibiscos le darán una inigualable frescura hawaiana a tu habitación.

Ultra Chic: Kahala Hotel & Resort

El lujo es la marca característica de la cadena hotelera Kahala, y sus suites no escapan a esta distintiva condición. La ambientación de estas estancias ha sido denominada Kahala Chic por parte de sus decoradores, y se inspira en la comodidad residencial y las tonalidades isleñas. Grandes ventanales abren espacio a maravillosas vistas naturales, permitiendo el ingreso de mucha luz, que acentúa la claridad predominante en la decoración. La escala cromática de esta habitación abarca el blanco, marfil, beige, amarillo patito y anaranjado claro, introduciendo el sol y la arena en la ambientación.

La cama mullida, con ropa de cama en algodón egipcio, es una invitación al descanso total. Tras un día de caminatas por la playa y deportes acuáticos, nada mejor que relajarse profundamente en la comodidad de un somier. Los toques étnicos de los almohadones y la elegancia de los muebles en madera oscura dan la nota final para el estilo hawaiano más chic.

 

Encanto boutique: Wailea Luxury Hotel

Las habitaciones de este lujoso establecimiento detenta el encanto de los hoteles boutique, caracterizados por su decoración individual y sus sofisticados detalles.

La calidez de esta suite se logra con muchas plantas y flores tropicales, predominando el color rojo a juego con la divertida textura de los almohadones. Con unas frutas frescas en un plato de cerámica complementarás el ambiente tropical de suaves aromas.

Muebles eclécticos


La combinatoria de muebles de diversos estilos, siguiendo simplemente nuestro criterio estético singular, da como ecuación una ambientación ecléctica. Pero hay también piezas de mobiliario que de por sí presentan  un estilo ecléctico, aportando variedad y dinamismo a cualquier habitación.

Los paradigmas estilísticos que pueden fusionarse en un solo mueble son infinitos: neocolonial funk, hippie chic, afro urbano, rococó étnico… Todas las posibilidades están allí para ser mixturadas sobre armarios, sillas, camas y mesas. Veamos algunos ejemplos de muebles eclécticos de diseño, para tomar ideas y reciclar nuestros viejos muebles en originales piezas ornamentales, fundiendo el pasado con el presente más posmoderno.

Geométrico y señorial

Este majestuoso sillón italiano adquiere vigor tecnicolor gracias a su geométrica actualización. No se trata de una pieza cualquiera: es el célebre Proust Geometrica diseñado en 1978 por Alessandro Mendini, para el Palazzo dei Diamanti en Ferrara. Para los especialistas en diseño, esta silla es uno de los iconos del siglo veinte, al mezclar con exquisite fineza estética el arte abstracto con las suntuosas formas de los sillones palaciegos. Renueva tú también los sillones antiguos de la bisabuela tapizándolo en vistosos colores y pintando sus terminaciones siguiendo estas formas geométricas.

Clásica psicodelia

Una cajonera convencional adquiere una insinuante mística al pintarse con manchas de colores tan primitivas como psicodélicas. Pinta desaforadamente un armario, silla o taburete de líneas clásicas, empleando chorros de pintura, vaporizadores y pintura en aerosol.

Rococó reciclado

La técnica de reciclaje de telas denominada “patchwork” (literalmente, “trabajo con retasos”) da un aire cálido y distendido a la sobriedad opulenta de este sofá de ribetes rococó. La integración de texturas que posibilita el patchwork es de por sí un recurso ecléctico muy poderoso para renovar los más tradicionales objetos decorativos.

Electro-gótico

El lúgubre negro de este armario es irrumpido por la fluorescencia eléctrica de un relámpago, que aporta a su estilo gótico una justa dosis de desatino lumínico.

Más tapizados eclécticos

Un clásico sillón se convierte en el emblema mismo del eclecticismo al lucir tapizados bien diferentes en cada una de sus partes, pero armonizados en la misma escala cromática. La arrogancia del terciopelo, la sensualidad del  encaje, la inocencia de los estampados floridos y la amabilidad de las rayas se integran a la perfección en una sola pieza.

Cajones desorbitados

¿Dónde está escrito que todos los cajones de un mueble deben ser iguales? El toque innovador de esta cajonera está dado por la desopilante disposición de sus cajones, todos de estilos y constitución diferente. Un dormitorio ecléctico no puede prescindir de un mueble de estas características.

Delicadeza funky

Este simpático diván promete un descanso profundo pero, eso sí, muy ecléctico. El combo de telas con diseños gráficos propios del arte pop se fusiona con las suaves y acolchonadas cabeceras en seda.

Grafiti decimonónico

La elegancia curvilínea del siglo XIX que representa esta alacena toma un giro inesperado y contestatario con su grafiti en blanco y negro, acompañado de párrafos que nos recuerdan la linealidad de la prensa.

Rústico y urbano a la vez

El campo y la ciudad nunca estuvieron tan bien conjugados como en esta innovadora mesita de living. Un tronco casi al natural se apoya sobre unas líneas de acero de inspiración industrial y unos cristales que completan una propuesta única y exclusiva para livings de lujo.

De simple salón a paisaje africano

 

Sabemos que la decoración es un escenario ideal para integrar costumbres propias de otras tradiciones culturales, creando atmósferas exóticas e imaginativas. En los últimos años, ha cobrado enorme fuerza la tendencia a implementar elementos decorativos inspirados (cuando no traídos directamente) en la riqueza étnica y natural de las múltiples culturas y paisajes de África.

Si quieres darle un giro atractivo y cálido a tu salón, la decoración en estilo africano es una propuesta atrevida e interesante, y nada difícil de implementar. Desde detalles diminutos hasta una ambientación completa, el estilo étnico brindará un aire renovador a ese tradicional salón.

Esta opción decorativa, en su expresión más pura, va muy bien en las casas de campo o playa, al integrarse a la naturaleza como los pueblos milenarios de África. En el caso de las construcciones urbanas, lo mejor será dar unos toques de encanto africano en muebles y accesorios, sin sobrecargar el salón de artesanías. Hechas las consideraciones preliminares, veremos las claves para convertir cualquier salón en un colorido paisaje africano.

Colores

El verde musgo y el anaranajado durazno conforman en su contraste la combinación emblemática de los paisajes africanos, por lo que su sola presencia en paredes y tapizados revestirá a tu salón del clima propio de este continente. Los tonos ocres y marrones, en todas sus gamas, también nos remiten a las sabanas y praderas de África.

Apuesta por colores fuertes y contrastantes como el rojo, amarillo y negro para mueble sy accesorios, sobre la base de paredes beige o manteca. Para  generar una atmósfera envolvente de calor africano, evidentemente deberás dejar a un lado los colores fríos como el blanco, el azul o el violeta, aunque éstos son también combinables si lo que se quiere es crear una atmósfera africana poco convencional.

Textiles

El animal print es el estampado ineludible para recrear el entorno de fauna salvaje que caracteriza al continente africano. Una gran alfombra símil cebra y unos almohadones en estampados de tigre o leopardo es todo lo que necesitas para encender la ambientación africana. Complementa el animal print con tapizados lisos, en colores vivos y crudos.



Los tejidos étnicos en gruesos telares multicolores son otra textura inconfundible de la cultura africana. Empléalo en tapices, tapetes, manteles y pufs.

Muebles

Maderas oscuras como la caoba y el ébano son ideales para mesitas, modulares y asientos. Las líneas deben ser elementales, para dar protagonismo a la vistosidad de los accesorios.

Fuego

Las raíces de la humanidad están en África, y qué mejor elemento para retrotraernos al estado primitivo que el fuego. El salón, sitio privilegiado de la estufa a leña, es el espacio ideal para que los colores naturales de las llamas complementen la calidez de la decoración. Una estufa de piedra es una opción rústica y apropiada, aunque también hay diseños muy vanguardistas y seductores para un salón más suntuoso.

Iluminación

La luminosidad debe ser extrema de día y muy sutil a la noche. Para aumentar la temperatura de la iluminación, unas originales pantallas de animal print difuminarán la luz mientras que decorarán el ambiente con notas salvajes.

Adornos

La artesanía es la emperatriz de toda ornamentación con estilo africano. Lámparas, cuadros, jarrones, ceniceros, centros de mesa, cestos y cualquier otro adorno deben presentar apariencia artesanal. Mucho mejor, por supuesto, si están hechos a mano, y qué decir si su origen es auténticamente africano. Para traer a la sala elementos típicamente producidos por las culturas africanas, nada mejor que instrumentos musicales tradicionales, máscaras y tótems.

El aroma es también fundamental: inciensos, velas y esencias compondrán un paisaje de fragancias étnicas. Elementos naturales como plantas, cuernos, piedras y troncos completarán la ambientación para transportarnos directamente a las maravillas de la tierra africana, sin movernos de la comodidad del salón.

Sueños anaranjados


Cálido por excelencia, el anaranjado es un color maravilloso para dar un toque de vitalidad al dormitorio, sea juvenil o matrimonial. La versatilidad de este tono permite crear atmósferas informales y vanguardistas, así como decoraciones más sobrias y señoriales. Sea cual sea tu estilo, si te gusta el anaranjado, es tu oportunidad para modernizar la decoración con uno de los colores de mayor tendencia esta temporada.

En dosis exageradas, el anaranjado puede resultar agobiante, sobre todo si la habitación no es de grandes dimensiones. Por esta razón, no es necesario que lo tiñas todo de este color: con algunos complementos lograrás esa templada intensidad que solo el naranja puede brindar, pero en las medidas exactas para que no sature.

Pared pintada

La mejor forma de dar una nota de energía  a tu dormitorio es pintando una de las paredes en color anaranjado, y dejando las demás en color blanco o natural. Esta opción de última moda es una solución muy práctica para quebrar la monotonía de las paredes, marcando el color temático de la habitación y sus accesorios.

Es importante que los cuadros y adornos de la pared estén en armonía con el anaranjado, por lo que trata de elegir piezas en la escala cromática del durazno, rojo, amarillo, salmón, bordeaux y, por supuesto, blanco y negro. Es aconsejable que la pared pintada de color sea la de la cabecera de la cama, ya que de ese modo será la de mayor destaque.

Juegos de cama

La ropa de cama es un elemento muy provechoso para dar un toque distintivo a la decoración. Con solo una sábana y fundas en anaranjado bien fuerte, un dormitorio sobrio y marmóreo se transforma en un reconfortante refugio para el descanso.

Cortinas cálidas

Una cortina anaranjada confeccionada en un material liviano dará un suave matiz de calidez a la iluminación del dormitorio, además de revestir una pared básica de un colorido encanto.

Lámparas colgantes

Y si se trata de dar calidez a la iluminación, qué mejor opción que unas lámparas chinas tipo globo. En este caso, los globos de papel anaranjados se combinan con otros en color natural, dando a un clásico dormitorio de bebé una ambientación más acogedora.

Almohadones

Cojines, pufs, almohadones de suelo… El almohadón es un elemento excepcional a la hora de dar un toque final a toda la decoración. Si quieres crear un entorno con destellos anaranjados, no dudes en forrar tus almohadones o tapizar un sofá cama en este color, integrado tramas lisas y estampadas.

Muebles pintados

Una manera sencilla y eficaz de reciclar muebles y revitalizar la decoración es pintándolos de un color vistoso. Es hora de que la mesita de luz, el escritorio, el armario o el perchero abandonen la tonalidad neutra de la madera y cobren la vitalidad del anaranjado. Para suavizar la potencia de este color, puedes combinar la pintura con blanco o amarillo. No es necesario que pintes todo el mobiliario de naranja: con solo algunas piezas bastará para dar energía positiva a tu habitación.

Combinaciones

Un eterno truco para aportar variedad a la decoración y atenuar el efecto ultra-poderoso de un color cálido como el naranja, es combinarlo con otro color vivo. El azul, al ser su opuesto en la escala cromática y definirse como color frío, se combina naturalmente con el anaranjado dando óptimos resultados en un dormitorio juvenil.