Original diseño del Eko Residence Hotel en Porto Alegre

Con el fin de reducir el impacto ambiental, el hotel Eko Residence, ubicado en el centro histórico de la ciudad de Porto Alegre, tiene una infraestructura especialmente diseñada para respetar al medio ambiente.

En la azotea del hotel hay paneles de energía solar, un techo ecológico que sirve para mantener la temperatura templada en el interior del edificio, un molino de viento y un tanque que recibe el agua de las lluvias para suministro de los baños del hotel. En este ambiente de vegetación de la azotea hay también una moderna piscina con deck, desde donde los huéspedes pueden disfrutar de una panorámica vista de la ciudad.

Ya desde el exterior se puede notar el original diseño del hotel: la fachada del edificio está cubierta de vegetación, en un moderno concepto europeo. Una vez en el interior, nos topamos con una recepción de paredes de un fuerte color verde manzana y un rincón donde crecen variedad de plantas tropicales.

Las habitaciones tienen muebles simples de madera clara, pisos de moqueta de un tostado neutro, y las paredes son de un color verde pastel que hacen que las cortinas de un verde más oscuro y las pinturas abstractas de las paredes tomen protagonismo. Es un estilo sencillo y fresco, que aporta luminosidad y tranquilidad al ambiente.

El gimnasio también tiene paredes del mismo verde pálido de los dormitorios y gigantescas ventanas por donde se cuela la luz natural. El restaurante del hotel, donde se sirven especialidades de comida saludable, tiene un piso de madera clara que crea un bonito contraste con las mesas y sillas de madera oscura y los tapizados verdes de las mismas. Los manteles individuales de mimbre, una enorme pintura con coloridas frutas y algunas plantas tropicales salpicadas por los rincones, constituyen los únicos elementos decorativos de este apacible y simple ambiente.

Dormitorio infantil en verde manzana


La decoración del dormitorio infantil invita a contrastes coloridos y acentuados, y por eso nos permite dejar volar la imaginación para utilizar gamas y combinaciones que quizás descartaríamos para otras partes de la casa.

Un color muy difundido para la ambientación de cuartos infantiles es el luminoso verde manzana. La frescura natural de este color enseguida nos instala en un clima distendido y juvenil, que es lo que todo dormitorio de niños necesita.

La riqueza de este tono radica en su adaptabilidad a innumerables decoraciones, y en su carácter universal para nenas, varones y dormitorios mixtos. Este color es la base perfecta para decorar dormitorios de todas las edades, desde la habitación de un recién nacido como la de adolescentes.

Dónde colocar el verde manzana

Para empezar una decoración basada en el verde manzana, la más extendida opción es pintar las paredes en este tono. Al ser un color claro, perfectamente puede pintarse la totalidad de superficies e incluso el techo, sin riesgos a que sature. El resultado será una habitación llena de energía positiva y luminosidad.

Si vas a usar verde manzana en otros elementos del cuarto, es preferible que las paredes sean pintadas de un tono más neutro (con más blanco y amarillo) que el de los accesorios, para que estos puedan resaltar y la decoración se enriquezca en la variedad de tonalidades. Esta base verde en las paredes te permitirá componer una decoración llena de colorido: amarillo, rojo, naranja, azul, verde y violeta podrán mezclarse en modulares, escritorios, cortinas, colchas, almohadones y alfombras. Para no sobrecargar, siempre es bienvenida una buena dosis de blanco en cajones y repisas.

Pero para que el protagonista sea el verde no es necesario cubrir las paredes de este color. Solo hace falta destacar algunos muebles y accesorios con un intenso color manzana, que contraste con tonos más pálidos en paredes y suelo (manteca, beige, gris, colores pastel). Aunque solo esté en algunos detalles, por su vistosidad, será el verde el que robe todas las miradas de la decoración.

Precisamente, por esta intensidad, es conveniente atenuar su poder, equilibrándolo con otro color. Así crearemos climas diferentes para cada estilo de dormitorio.

Combos de manzana

Con blanco. El verde manzana y el blanco son eternos aliados. Su integración en los diferentes elementos del dormitorio logra un ambiente cargado de júbilo, ideal para todas las edades y para chicos y chicas por igual. Podemos jugar con las formas geométricas para dar variedad a este estilo, a través, por ejemplo, de una pared a rayas o a lunares. En los dormitorios adolescentes, el negro integrado a esta combinación le dará la nota más madura y juvenil.

Con amarillo, rojo o anaranjado: Al ser colores cítricos, estas tonalidades se adaptan de maravilla al verde manzana, tanto por separado como aunadas. Un aire frutal se disfrutará en un dormitorio acondicionado en estos alegres colores.

Con rosa: Para no dejar de lado los tradicionales colores de niña y actualizarlos con un efecto vanguardista, se puede combinar el verde manzana aclarado con un rosa viejo o lila claro. Puede parecer una mezcla extraña, pero los resultados son muy atractivos, siempre que los colores estén dentro del mismo esquema de luminosidad. El violeta intenso también logra resultados muy vistosos en su complementación con el verde.

Con azul: Lo clásico y lo novedoso se mixturan en un dormitorio verde manzana y azul marino. Esta mezcla es infalible para un dormitorio de varón, sobre todo para los más pequeños.

Decorar con verde pepino

Decorar con verde pepino

Uno de los mejores colores que tiene la paleta de colores es el verde claro, un verde tan claro que a veces es preferible decir que es blanco con una tonalidad de verde a decir que es verde aclarado con bastante blanco.

Si cortan un pepino al medio o en rodajas podrán ver el tono más claro de verde que pueda existir.

Cuando están trabajando con una tonalidad tan pálida, es particularmente importante tener en cuenta el resto de los colores de la habitación, y trabajar con ellos en vez de contra ellos, ya que no quieren que esa tonalidad verde se pierda.

Pueden añadir las propiedades del color verde temporalmente, por ejemplo, para el verano y la primavera, utilizando almohadones, mantas, alfombras, y otros objetos. Si su habitación tiene muchos muebles pesados y oscuros, cualquier cosa que sea clara va a desviar la atención de los colores más oscuros. Si realmente quieren desviar la atención hacia algo más claro, como por ejemplo, un florero delicado verde claro, coloquenlo sobre un fondo de color oscuro, ya sea contra una pared marrón o un mueble.

Los colores que se esperan para las paredes de una habitación soleada pueden ser beige o amarillo patito, pero utilizar un verde pepino va a mantener la habitación más fresca durante los días de verano.

Si de hecho eligen pintar las paredes de, por ejemplo, un porch o de cualquier habitación soleada, también pueden considerar amoblar el lugar para el verano, utilizando canastos de mimbre, estampas florales, y plantas.  Una alfombra de sisal con un borde verde oscuro puede unificar el espacio.

Hasta los dormitorios que no reciben tanta luz pueden beneficiarse de las paredes pintadas de verde.

La tonalidad propia del verde puede darle frescura a una habitación, así que no teman probarlo.