Psicología del rojo en la decoración (Parte V: el baño)

Psicología del rojo en la decoración

El rojo es uno de los colores primarios que siempre causa un gran impacto visual por su carga de energía y esta cualidad se puede utilizar como herramienta para la creación de una atmósfera cálida y acogedora, aún en los espacios más complicados. Veremos el informe final de la serie de post sobre este color, en la psicología del rojo en la decoración del baño.

El baño es un ambiente de mucha actividad a lo largo del día, pero en el cual permanecemos por breves momentos y de forma individual, de modo que no pertenece a la zona social del hogar, sino a la zona privada y en realidad, es la más privada de todas, por lo que necesita de cierto recogimiento y calma, pero a la vez requiere movimiento y vitalidad.

Como espacio asociado eternamente al agua, el rojo no suele tener presencia en este ambiente, pero si lo utilizas correctamente, puedes lograr un resultado sorprendente.

Son muchos los recursos que puedes utilizar para darle un toque de rojo a tu baño y sin realizar obra ni grandes gastos. Pero también puedes modificar completamente la imagen de tu baño estructurándolo en torno a algunos elementos rojos que ganarán una presencia innegable.

En el mercado puedes conseguir una gran variedad de artefactos sanitarios, accesorios y revestimientos en rojo, que si empleas con cuidado, harán de tu baño una estancia llena de energía.

Psicología del rojo en la decoración

Ejemplos del rojo en la decoración de cocinas

En los ejemplos que te hemos traído, puedes ver claramente la diferencia entre un baño cálido y atractivo gracias a los detalles decorativos en rojo, y un ambiente sobrecargado de color y energía, que hará tu permanencia en esta estancia bastante agitada, en lugar de ofrecerte un espacio relajado para tu aseo personal.

Psicología del rojo en la decoración (Parte IV: el comedor)

Psicología del rojo en la decoración

Las modas en decoración van y vienen, al igual que en el vestir y los accesorios, pero la influencia que los colores tienen sobre la conducta de las personas no está sujeta a tendencias, sino que es algo más profundo. Hoy veremos otro elemento de la serie de post sobre psicología del rojo en la decoración, esta vez dedicado al comedor.

El comedor luego de la cocina, es la zona con más energía en el hogar. Es un espacio social destinado a la familia y amigos, donde se sirven las comidas, por tanto es un área muy activa. A pesar de que el fuego no está presente en esta habitación, acepta de buen grado la inclusión del color rojo como aporte de vitalidad y energía.

Un comedor en rojo ofrece un toque de alegría y disposición que combina perfectamente con la actividad de ingerir los alimentos.

Psicología del rojo en la decoración
Es un color muy activo que expresa calidez y emoción, está asociado con el fuego y el movimiento. El rojo va acorde con las personalidades abiertas, extrovertidas, con temperamento fogoso que se llevan principalmente por sus impulsos.

Debido a estas cualidades, es un color que produce fácilmente fatiga visual. Su carga energética debe dosificarse en pequeñas porciones para que no canse rápidamente. También puedes acudir a distintas tonalidades de rojo para alivianar la sensación que produce.

Psicología del rojo en la decoración

Ejemplos del rojo en la decoración del comedor

En el comedor de la izquierda se ha hecho uso del contraste entre el blanco y el rojo para darle toques de vitalidad y calidez a la estancia. En este caso, el rojo resta frialdad al blanco de los muros, a la vez que imprime cierto movimiento a un ambiente donde reina el orden.

A la derecha tenemos un comedor bastante sobrio y equilibrado, excepto por el uso abusivo del rojo en las paredes. Una forma de no recargar la atmósfera sería pintar una sola pared en este color, en este caso, la que corresponde a la ventana para que se produjera un agradable contraste entre el rojo y la luz entrante.

Psicología del rojo en la decoración (Parte III: la sala)

Psicología del rojo en la decoración

La influencia de los colores en los estados de ánimo es una cualidad de la cual puedes sacar mucho partido para crear una atmósfera especial en cualquier habitación, por eso vamos a hablar de la psicología del rojo en la decoración de la sala, para continuar con nuestra serie de post temáticos.

Como ya hemos visto, el rojo tiene connotaciones muy especiales, ya que está asociado a todo lo vital, el fuego, la sangre, el amor, la pasión, y por lo tanto es un color lleno de energía. Dicha energía se transmite visualmente hasta nuestro inconsciente y produce una influencia importante en nuestro comportamiento, aunque no nos demos cuenta de ello.

Para aprovechar esta capacidad del rojo a tu favor, debes escoger cuidadosamente los sitios en los cuales lo vas a incluir y el tono que utilizarás, ya que si eliges un tono brillante, tendrás un resultado más energizante, mientras que si te decantas por un tono más apagado o claro, cargarás el ambiente con una energía más apocada y armoniosa.

Psicología del rojo en la decoración
La sala es el área social de la casa, el sector donde la familia se reúne o descansa y donde recibes a las visitas. Este espacio requiere de un clima cálido pero distendido, atractivo pero no impactante, vital pero relajado. Por este motivo, puedes optar por emplear pequeños detalles en cualquier variante del rojo, pero si vas a colocar un elemento más importante, escoge una gama más apagada, con matices de negro por ejemplo.

Para lograr un perfecto equilibrio visual en esta estancia puedes recurrir a jarrones, marcos, cojines, cortinados, alfombras, lámparas en tonos de rojo, pero siempre contrastándolos con colores que nivelen el impacto visual que este color produce. El negro, el blanco y el gris son la mejor combinación, pero también puedes optar por la gama de los beiges, los verdes pastel o verdes petróleo.

Psicología del rojo en la decoración

Ejemplos del rojo en la decoración de la sala

En la foto de la derecha tenemos una sala acogedora y equilibrada, donde se contraponen el rojo del sofá con el negro de la biblioteca y el blanco de la pared, formando un conjunto armonioso y muy agradable a la vista.

Por el contrario, el ejemplo de la derecha nos golpea visualmente por la estridencia del ambiente saturado de rojo, que no consigue apagar el sofá ni el piso blanco.

Psicología del rojo en la decoración (Parte II: dormitorios)

Psicología del rojo en la decoración

Como ya vimos en la primera parte de este post dedicado a la psicología del rojo en la decoración, la influencia que este color tiene en nuestro comportamiento es muy poderosa respecto a la que los demás colores ejercen. Por este motivo aprovecharemos dicho influjo para crear una ambientación acorde a nuestros deseos.

Debemos ser cuidadosos al hacer uso de la psicología del rojo en la decoración de dormitorios, ya que esta habitación tiene como principal función el descanso y el rojo no genera sensaciones relajadas, sino todo lo contrario.

Debidos a sus efectos perturbadores, el rojo estuvo proscripto de la decoración de dormitorios durante mucho tiempo. Su uso tenía malas connotaciones sociales y por tanto no era utilizado en la decoración hogareña. En la actualidad es un color admitido, aunque siempre con mesura y precaución.

Si añades detalles decorativos en este tono al dormitorio puedes generar una atmósfera romántica y sensual. Pero no olvides que se trata de un color potente y mantén el equilibrio, pues podrías sobrecargar el ambiente con un exceso de energía que no favorece el descanso y que en el caso de los dormitorios de pareja puede conducir a discusiones.

Psicología del rojo en la decoración

Ejemplos del rojo en la decoración de dormitorios

Veamos un caso concreto de buen uso de la psicología del rojo en la decoración de dormitorios. En la foto de la izquierda tienes un dormitorio decorado en tonos de gris y negro, con pequeños elementos en rojo en la manta y el respaldar de la mesita de noche. Suficientes como para darle un toque de personalidad y energía.

En el dormitorio de la derecha, el rojo invade casi todo lo que ves, desde las paredes, hasta la alfombra, la mesita de noche, la cama e incluso un pequeño armario que casi desaparece camuflado con la pared. Quien tenga que pasar aquí la noche, difícilmente pueda conciliar el sueño y su humor a la mañana siguiente no será el más agradable.

Psicología del rojo en la decoración (Parte I: cocinas)

Psicología del rojo en la decoración

El efecto psicológico que los colores tienen en la conducta humana es un hecho constatado, tanto que hay una rama de la psicología que lo estudia y existe una terapia basada en esta cualidad, la cromoterapia. Por eso veremos la psicología del rojo en la decoración y sus efectos positivos o adversos de acuerdo a cómo lo empleemos.

El rojo es el color más cálido y el que tiene un efecto visual más potente. Este color se asocia al fuego y a la sangre, dos elementos vitales para el hombre, pero que suelen tener diferentes efectos psicológicos, dependiendo de la tonalidad que escojamos. Los tonos más anaranjados se relacionan con el calor y abrigo, también con la seguridad y el confort. Mientras que los rojos semejantes al color de la sangre pueden indicarnos peligro, estado de alerta.

Independiente del tono que elijamos, el rojo siempre estará cargado de energía y esta cualidad debemos tenerla muy en cuenta a la hora de decorar, para no sobrecargar las habitaciones.

Vamos a contraponer algunos ejemplos de buen y mal uso de la psicología del rojo en la decoración de cocinas para que puedas comprobar sus efectos y esperamos te sea de ayuda para utilizar convenientemente este color en tu hogar.

Psicología del rojo en la decoración
La cocina es la habitación más vital de la casa, en ella se conserva el fuego de la cocción de los alimentos, por lo que el rojo es un color que siempre estará presente.

Como zona de preparación de alimentos y de reunión para el consumo de los mismos, la cocina es un espacio donde se concentran las energías, por lo que agregarle un poco de rojo te ayudará a crear un ambiente alegre y vital. Pero debes hacerlo con mesura, ya que de lo contrario te excederás y terminarás fatigada por la sobrecarga energética.

Te recomendamos utilizar el rojo en algunas piezas del mobiliario, en detalles decorativos, la vajilla, cortinados, mantelería, utensilios y otros elementos no estructurales, pues de lo contrario podría ocasionarte fatiga visual. También te aconsejamos utilizarlo sobre superficies verticales que no estén a la altura de los ojos por el mismo motivo. Evita en lo posible darle este color a las superficies horizontales, que son las que más ves al cocinar. Puedes emplearlo en pequeños toques de color, sí, pero no cubrir completamente las superficies.
Psicología del rojo en la decoración

Ejemplos del rojo en la decoración de cocinas

En el ejemplo de la izquierda tienes una cocina donde se utilizó el rojo en la mesada en contraste con los grises de la cocina. El resultado es muy atractivo sin saturar la visual. En el ejemplo de la derecha se contraponen las paredes rojas con una decoración amarilla y en tonos de madera barnizada, creando un ambiente muy recargado que obliga a nuestra vista a buscar un punto neutro y nos produce una sensación de desasosiego.