Propuestas con blanco para la mesa de Año Nuevo

Ya sea en el comedor, la terraza o el jardín, la mejor forma de recibir el Año Nuevo es mediante una bonita cena en familia. Para ello, la decoración es un aspecto fundamental, ya que determinará el ambiente con el que comenzaremos a transitar el nuevo calendario.

A diferencia de la Navidad, la cena de Año Nuevo (o, más exactamente, de la Noche Vieja) no está arraigada a una temática tradicional, por lo que es posible jugar con los motivos y colores. Sin embargo, sobre todo en el los países cálidos como Brasil, ha marcado tendencia el color blanco para la ambientación de esta celebración, tanto en los adornos como en la vestimenta. Esta costumbre deriva de la asociación del color blanco con la pureza, la paz y la buena salud, deseos universales en esta importante fecha.

Siguiendo esta tendencia, una clásica opción para vestir la mesa de Año Nuevo son los juegos de mantelería y vajilla completamente blancos. No obstante, para no caer en la monotonía y agregar un toque personalizado a tu mesa, te proponemos cinco combinaciones en base al blanco, que no fallarán a la hora de augurar los mejores deseos de fin de año.

 

Blanco y dorado

Color tradicional en las Fiestas, el dorado es infaltable cuando se trata de aportar lujo y brillo a la mesa. En este caso, la combinación con el blanco le quita sobriedad a los destellos dorados, logrando un equilibrio perfecto entre frescura y sofisticación. Manteles y vajillas blancos conjugados con cubiertos dorados son la base de esta mesa simple y elegante. Para complementar la decoración, puedes agregar estrellas doradas de cartulina y centros de mesa también en dorado. Este combinado es perfecto para que luzcan las burbujas doradas del champagne.

Calidez y nostalgia

El bordeaux y el amarillo maíz en los adornos y servilletas, fusionados sobre la mantelería blanca, logran un aire tan cálido como nostálgico, dando a la mesa un encantador aire de época. Enormes centros de mesa con flores coloridas y unas velas oscuras completan este efecto refinado y señorial.

Energía tropical

Todo el calor del trópico se hace presente en esta mesa a través de unas vivas flores amarillas integradas con velas blancas. Unas cajitas de souvenir a tono componen el toque distintivo para halagar a los invitados. El resultado es una mesa delicada, fresca y muy alegre para recibir el Año Nuevo con la máxima energía positiva.

Mar y cielo

Símbolo de la calma y la sabiduría, el azul es un color muy indicado para esperar el año que comienza. Sobre un básico mantel blanco o plateado, la fusión de vasos en cristal azul y servilletas celestes brinda un clima marino y distendido a la velada. Unos chirimbolos plateados y en azul metálico aportan el toque alusivo a las fiestas.

Atrevida

El fucsia, color vanguardista y cautivante, es el protagonista absoluto de esta mesa, donde solo la vajilla se mantiene en color blanco. Las velas en distintas tonalidades rosas imprimen un carácter romántico a la decoración. La brillante cristalería y los detalles decorativos en plateado instalan la ambientación de Año Nuevo a esta cálida y original mesa.