Comedores en la terraza: delicias al aire libre

Comedores en la terraza

La brisa cálida de la primavera invita a abandonar el salón comedor y disfrutar el aire libre comiendo en la terraza. Un juego de comedor para exterior es un ítem esencial en cualquier patio o terraza, ya que permite aprovechar los días de sol  para desayunar o almorzar sin tener que sacar la mesa del interior. Por la noche, la terraza se puede convertir en un restaurante romántico con una ambientación adecuada. Hay muchos estilos de comedores para la terraza, ya sea que buscas un mobiliario casual o sofisticado. Aquí te presentamos algunos de nuestros sets preferidos.

Los mejores comedores para terrazas

Encanto europeo

Lo que más nos gusta de este comedor de exterior es que parece sacado de una delicada cabaña de campo francesa. Tiene algo de retro, algo de romántico, algo de los tesoros de la abuela, y sobre todo mucha personalidad para ambientar una terraza fresca y distendida. Elige un juego de hierro blanco y combínalo con almohadones mullidos y un mantel floreado para deleitarte con especialidades caseras como si estuvieras en las praderas de Europa.

Sabores de la tierra

Maderas rústicas en tonos terrestres y desgastados nos hacen una invitación a relajarse en esta cocina-comedor de exterior. Un toque siempre efectivo es pintar algunos muebles de un color vibrante, como el turquesa de estas sillas. Simple y encantador.

Al natural

¿Qué hay más descontracturado que la madera en natural? Troncos bien rústicos, como recién cortados, combinan aquí sus matices sin más complemento que el blanco de los almohadones. Un llamado a conectarse con nuestro lado más agreste.

De oriente a occidente

Clásico a simple vista, este elegante comedor nos retrotrae a la mística de la cultura oriental mediante los motivos de inspiración china de sus sillas. Nada mejor que un poco de estilo asiático para crear un ambiente plácido, y nada mejor que un ambiente plácido para un almuerzo en la terraza.

Al rojo vivo

Este tradicional comedor en rojo enamora desde el primer instante. La mesa revestida en cerámica italiana trae un aire muy mediterráneo a cualquier terraza. Nuevamente, los colores intensos sorprenden e incitan a disfrutar del exterior.

Toque gourmet

Un rincón de la terraza puede prestarse para las comidas más sofisticadas. Esta mesita redonda nos recuerda a un fino restaurante gracias a los elegantes textiles y las adorables sillas de líneas clásicas. Unas velas, arreglos florales y una buena vajilla, y ya casi podemos llamar al camarero a traer el menú.

Elegancia tropical

Aunque te encuentres a kilómetros del mar, siempre puedes crear una atmósfera playera en la terraza. Este comedor moderno con detalles tropicales nos transporta a las costas tropicales a través de dos relajantes sillones de cuero blanco y una banqueta de troncos, ideales para disfrutar de un cóctel frutal y unos deliciosos mariscos.

Aura mítica

El mármol es un eterno material de los comedores de exterior. Este juego color tiza ornamentado con ribetes clásicos nos hace sentir en un gran banquete romano. Ideal para el exterior ajardinado de una gran casona de vacaciones.

Curvas vanguardistas

Y si te gusta estar a la vanguardia con diseños puristas y atractivos, sé fiel a tu estética minimalista a través de un comedor simple, curvilíneo, de acero y acetato. Este set nos ha hechizado con su estilo a la vez  moderno y refrescante.

Informalidad veraniega en la terraza

 

La terraza es un sitio para estar cómodos. La distensión, el relax y el bienestar deben materializarse en toda su ambientación, y por eso el estilo informal veraniego es la opción más acertada para decorar la terraza. Simple y descontracturado, el estilo casual es muy sencillo de crear, ya que deja el protagonismo al entorno exterior sin recargar el espacio.

Prepárate para disfrutar las tardes cálidas en el frescor de la terraza, decorándola a tu gusto sin grandes pretensiones. Toma nota de los elementos fundamentales para brindar a terrazas y patios el más descomplicado y atractivo estilo informal.

Simplicidad ante todo

Una terraza informal no requiere grandes detalles ni ornamentos, aunque ello no signifique que no pueda ser muy chic. Olvídate de los muebles rebuscados, las texturas brillosas y las estructuras marmóreas. Mesas, sillones y puffs de líneas básicas, superficies en tonos mate y almohadones en formas elementales serán los indicados para amenizar un terraza de máximo confort.

Confort y más confort

Los asientos de la terraza informal deben invitar al descanso. Reposeras, perezosos y las populares sillas Adirondack de playa o jardín serán las opciones perfectas para una tarde de relajación al atardecer. Puffs clásicos o cuadrados aportarán la distensión total a este estilo. En el caso de los sillones y sillas de jardín, revístelos de abundantes almohadones para hacerlos más deseables y desestructurados. Deja algunas mantas a mano por si sorprende el aire fresco del anochecer.

Evita el exceso de muebles: una mesa redonda para la merienda, una mesita ratona y alguna mesa plegable bastarán para amoblar una terraza de estilo casual. Otra cosa a evitar es la simetría: distribuye los muebles desordenadamente, cámbialos de lugar cuntas veces tengas ganas y deja que reine la despreocupación y la soltura.

Color

Los tonos esenciales del estilo informal son los claros, crudos y naturales, sin demasiados contrastes. El blanco, por supuesto, es el color emblemático del verano, y siempre quedará bien en sillones y muebles. Distintas gamas de color crema recrearán un espacio calmo y relajante. Complementa con toques ocreas, amarronados, verde musgo, amarillo patito o durazno. Unas llamativas flores y frondosas plantas aportarán, además de frescura, un agradable colorido natural a la sutil ambientación.

Materiales ligeros

El calor de la temporada estival llena el guardarropa de telas livianas como el algodón y el lino. También éstos serán los textiles infaltables para tu terraza informal, haciéndose presentes en fundas, almohadones, manteles, servilletas y mantas para tomar sol. El dril, el denim de algodón y el paño fino también son telas aptas para un estilo veraniego. Combina tonos lisos con algunos detalles estampados para dar dinamismo a la ambientación.

Para el mobiliario, elige maderas livianas y claras, así como mimbre y junco. Evita el metal: resulta demasiado denso y urbano para el estilo acogedor de este espacio sin estrés.

Detalles decorativos

Por su carácter básico, el estilo informal es ideal para colocar detalles singulares y toques de personalidad, aunque siempre manteniendo el carácter sencillo y ligero de la ambientación. Velas grandes, candelabros rústicos, cestos con flores y adornos antiguos encontrados en remates y ferias revestirán de encanto tu decoración casual. Ten cuidado de no sobrecargar: debes poder transitar sin problema alguno por el espacio de la terraza.

Para meriendas y cenas muy especiales e informales al aire libre, un simple mantel blanco y vajilla de cerámica minimalista conformarán una mesa muy agradable y complementaria a la disfrutable informalidad de tu terraza veraniega.

 

Una terraza a puro color

 

Con unos simples accesorios de colores, una terraza aburrida y convencional puede volverse atractiva y llena de vida. No dudes en apostar por los detalles para transformar los elementos básicos de la terraza (mesita de centro, sillones y butacas) en un cálido combinado de color.

En primer lugar, debes elegir una combinación de colores sobre la cual trabajar, procurando que esté en armonía con la decoración interior y exterior de la casa. Fucsia y celeste, rosa y verde claro, rojo y amarillo son algunos combos atrevidos que, a través de accesorios en distintas tonalidades, darán un toque original y renovador a tu terraza. La ventaja de este espacio es que, generalmente, su mobiliario de base es en tonos neutros, por lo que podemos revestirlo cuantas veces lo deseemos, con solo un par de detalles.

Pero ¿cuáles son estos detalles? ¿Qué accesorios son infaltables para decorar una terraza?  En primer lugar, plantas y flores. Estamos en un espacio al aire libre, por lo que son imprescindibles estos elementos verdes para conectarnos con la naturaleza y lograr un ambiente acogedor. Por supuesto, las flores que elijas deben estar a tono con el colorido general de la terraza. Puedes disponerlas en cestos sobre una mesita plegable, o en macetas de colores vivos en el suelo.

Otro accesorio infaltable son los cojines, en todos sus tamaños y formas. Recuerda que la terraza es un lugar de descanso y distensión, de manera que la informalidad será bienvenida para crear un clima ameno. Almohadones en el suelo y desparramados sobre los sillones darán a tu terraza ese aire informal que invita al reposo. Elige algunos cojines lisos, en los colores básicos elegidos, y otros con diferentes texturas y estampados, para lograr un mayor impacto visual y una gran variedad cromática.

Los pufs a tono con los cojines son otro elemento relajante, que otorgará un toque muy juvenil a tu terraza. También se puede optar por taburetes de plástico en colores brillantes, siempre y cuando se equilibren con los tonos neutros del resto del mobiliario.

La mesita de centro es una superficie espléndida para colocar detalles de color. Un cesto con flores coloridas, unas servilletas de tela o bandejas en tonos vivos son detalles sencillos pero que realzan todo el conjunto de la terraza.

Las alfombras exteriores son otro objeto muy acertado para dar vida y calidez a la estructura general de la terraza, protegiendo los suelos.

Para dar intimidad a la terraza, puedes colocar flores sobre los muros, tornando este espacio en un verdadero refugio. La hiedra artificial es una excelente alternativa para lograr este efecto, sin necesidad de esperar que crezca.

Unos vasos, jarras y tazas de colores para la merienda, una buena sombrilla para el verano y unos farolillos para el anochecer completarán la atmósfera de color en tu terraza. Ya ves con qué simples accesorios has ambientado un espacio para estar a gusto y reponerte de la rutina.