El jarrón chino, un adorno que no pasa de moda

Los jarrones de porcelana son un clásico elemento decorativo, que suele heredarse de generación a generación. De pequeños hemos escuchado incontables advertencias sobre la fragilidad del valioso jarrón de la abuela. En las casas de antigüedades estos objetos decorativos detentan un espacio protagónico.

Pero pocos fabricantes de jarrones han logrado adornos tan delicados y sofisticados como los artesanos chinos. Y es que la misma porcelana es una de las grandes invenciones de la Cultura China, lujoso material ornamental desde tiempos milenarios. De apariencia firme y frágil esencia, la porcelana china es un material inigualable a la hora de dar delicadeza y suntuosidad al ambiente.

Con o sin flores, los jarrones chinos son un tradicional accesorio decorativo para infundir de aire señorial a cualquier recibidor, sala de estar o dormitorio. Por su delicadeza, es conveniente colocarlos en el resguardo de un mueble, antes que sobre una mesita.

Milenios de tradición concentrados en un jarrón

Si la fina porcelana es un atributo especial del jarrón chino, también lo son los dibujos decorativos que lo recubren. Los jarrones artesanales están pintados a mano con diseños llenos de arte y color. Las formas mitológicas de Oriente y los floridos jardines de esas tierras son los motivos preferidos para decorar los jarrones. Por ello, se trata de elementos inigualables para decorar una sala con estilo oriental, sobre todo si se trata de una habitación destinada a la meditación y relajación.

Para la cultura china, los jarrones simbolizan mucho más que un mero accesorio decorativo, teniendo una relevante función ritual y energética. No solo se les utilizaba para guardar fragancias, licores, escritos e incluso las cenizas de los difuntos, sino que  también se consideraba que, cuando vacíos, atesoraban la energía de quienes los contemplaban, logrando mayor magnificencia.

En la actualidad, los jarrones representan un lugar destacado en el sistema del Feng Shui, en tanto se considera que aumentan el Chi positivo del lugar. Por esta razón, los jarrones deben colocarse en puntos bien visibles, recibiendo a quienes ingresan a la habitación o casa. Lo ideal es que el diseño del jarrón contenga tanto los colores del yang (rojo, verde, anaranjado, marrón, amarillo, dorado) como los del ying (blanco, negro, azul, celeste, violeta), prevaleciendo la energía yang.

Decorar con jarrones de vidrio

Decorar con jarrones de vidrio

Probablemente hayan visto en las casas de decoración varios objetos llamativos que atraen la atención de mucha gente. Mucha gente piensa que esa decoración solamente es posible si se tiene mucho dinero para destinar en esto, pero hay una buena noticia: pueden recrear la misma atmósfera por mucho menos! El secreto: los jarrones de vidrio.

Colocar jarrones de vidrio en su casa es una excelente forma de decorar, pero a su vez también es ideal para mostrar un poco de creatividad y de su personalidad. Cuando compran muebles y objetos para su casa, es probable que esten eligiendo productos que creen pueden quedar bien, sin embargo, la satisfacción es mucho mayor cuando se sienten los decoradores de su propia casa.

Cuando la gente piensa en jarrones, probablemente se lo imaginen como algo funcional, donde se colocan las plantas. Esto queda muy lindo por supuesto, pero hay muchas otras cosas que se pueden hacer con un jarrón.  Si le colocan velas flotantes, pueden hacer que realmente ilumine una habitación oscura. Coloquen agua con algún colorante y el resultado será una iluminación colorida.

Otra opción es llenarlos de caracoles. Esto queda muy bien en las casas de playa o veraneo.

Por último, para decorar un living o un comedor, una tendencia en los últimos tiempos es llenar estos jarrones de vidrio con manzanas verdes o limones. Asegúrense de limpiarlos bien antes de colocarlos para no ensuciar el jarrón y que brillen.

Estos son algunos ejemplos de lo que pueden hacer con los jarrones de vidrio. Si quieren más ideas, comiencen a probar lo que se les ocurra y vean si queda bien o no!